Prosa de hacha y tiza (Arturo Jauretche | Obras Completas nº 8)

Prosa De Hacha Y Tiza - Arturo Jauretche
Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF Prosa de hacha y tiza (Arturo Jauretche | Obras Completas nº 8) PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro Prosa de hacha y tiza (Arturo Jauretche | Obras Completas nº 8). Feliz lectura Prosa de hacha y tiza (Arturo Jauretche | Obras Completas nº 8) Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF Prosa de hacha y tiza (Arturo Jauretche | Obras Completas nº 8) en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF Prosa de hacha y tiza (Arturo Jauretche | Obras Completas nº 8) Pocket Guide.

El que estuvo en la posición equivocada fue el fubismo de los universitarios. La del 45 fue una revolución de jóvenes, a pesar de esa ausencia. Recuerdo que el día de la proclamación de la fórmula Perón-Quijano, frente al obelisco, en medio de la multitud me encontré con un viejo camarada de lucha, el teniente coronel Gregorio Pomar.

Pocos días después, era la proclamación de la fórmula Tamborini-Mosca, en una esquina homóloga: Avenida de Mayo y 9 de Julio. Estaba eufórico. Jauretche apoyó decididamente el proyecto nacional y su revolucionaria modificación de la distribución de la riqueza y dignificación del trabajador. El día anterior teníamos las armas, teníamos el poder. Y empezamos la resistencia civil. Cada uno de estos millones de ciudadanos actuó por propia decisión y sin consultarlo con nadie, sin esperar consignas.

Most Popular

Por eso yo hablo con mi decisión personal; que cada uno hable con la suya. No se trataba entonces de combatir por un gobierno ni por un partido. Se trataba de combatir por la nación misma. Combatir contra la restauración de la oligarquía y el coloniaje. Por la defensa de los trabajadores y sus organizaciones gremiales. Por el pan de los argentinos. Por el gobierno del pueblo. Por la soberanía nacional. Lo que todos los verdaderamente argentinos, revolucionarios o antirrevolucionarios, han visto después. La caída del programa nacional que nos había unificado en contra la oligarquía y el colonialismo, a hombres procedentes de todos los sectores y clases del país.

Don Arturo fue un duro crítico de la política económica regresiva y entreguista de la Libertadora y su Plan Prebisch al que le dedicó un recordado ensayo. Y Sarmiento era un niño precoz. Con esto se derrumba la leyenda de los nueve años de asistencia perfecta, pero también la pretensión vengativa de los niños malos revisionistas que sostienen que era un burro.

Ni un burro ni asistencia perfecta. Pantalones cortos , un exquisito relato en el que su vida es una excusa para hablar de nosotros, los argentinos. No llegaría a completar el segundo tomo. Porque si los jóvenes carecen de la madurez que le reclamamos, nosotros carecemos de la adecuación a la realidad que ellos nos reclaman.

La vigencia de Arturo Jauretche

Somos hijos de nuestro tiempo, aunque no querramos serlo; aunque querramos ser revolucionarios. Aquí algunos de sus pensamientos.

Si hay un misterio, reside él en el oculto propósito que puede perseguir el economista y que no es otro que la disimulación del interés concreto a que se sirve. La economía moderna es dirigida. O la dirige el Estado o la dirigen los poderes económicos. Estamos en un mundo económicamente organizado por medidas políticas, y el que no organiza su economía políticamente es una víctima. El cuento de la división internacional del trabajo, con el de la libertad de comercio, que es su ejecución, es pues una de las tantas formulaciones doctrinarias, destinadas a impedir que organicemos sobre los hechos nuestra propia doctrina económica.

Asesorarse con los técnicos del Fondo Monetario Internacional es lo mismo que ir al almacén con el manual del comprador, escrito por el almacenero. Grupos capitalistas tienen en sus manos la Universidad, la escuela, el libro, el periodismo y la radiotelefonía. No necesitan recurrir a la violencia para reprimir los estados de conciencia que les son inconvenientes. Les basta con impedir que ellos se formen. Es que la estructura propuesta para la Argentina supone una reducida clase terrateniente, una mínima clase media, necesaria para la intermediación, la burocracia del Estado y la escasa técnica que demanda esta economía primaria y simplista.

Así, pues, de la necesidad de un pensamiento político nacional ha surgido la necesidad del revisionismo histórico. De tal manera el revisionismo se ve obligado a superar sus fines exclusivamente históricos, como correspondería si el problema fuera sólo de técnica e investigación, y apareja necesariamente consecuencias y finalidades políticas.

La política de la historia falsificada es y fue la política de la antinación, de la negación del ser y las posibilidades propias, y la revisión de esa historia no puede prescindir del contenido político que esas circunstancias le imponen. Pero entonces ya la falsa historia comienza a funcionar no sólo por la desvirtuación del pasado, que sería como hemos dicho explicable, sino como un sistema destinado a mantener esa desvirtuación y prolongarla en lo sucesivo imponiéndola para el futuro por la organización de la prensa y la enseñanza, de la escuela a la universidad, con una dictadura del pensamiento, esa que señala Alberdi, que hiciera imposible esclarecer la verdad y encontrar en el pasado los rumbos de una política nacional.

Comienza una política de la historia. Esta situación por razones obvias no se da en la alta clase porteña que es el objeto de la imitación; tampoco en los trabajadores ni en el grueso de la clase media. El equívoco se produce a un nivel intermedio entre la clase media y la clase alta, en el ambiguo perfil de una burguesía en ascenso y sectores ya desclasados de la alta sociedad.

Información adicional

Compre o eBook Prosa de hacha y tiza (Arturo Jauretche | Obras Completas nº 8​) (Spanish Edition), de Arturo M. Jauretche, na loja eBooks Kindle. Encontre. Achetez et téléchargez ebook Prosa de hacha y tiza (Arturo Jauretche | Obras Completas nº 8) (Spanish Edition): Boutique Kindle - Politique: derivid.route1.com

El Historiador. Peña Lillo, Algo así como el ccnmovedor derecho del sentenciado para elegir entre la horca y la guillotina. Pero no nos asombramos no estamos ante un arranque patriótico del señor Prebisch Y para que no quede duda, el Ministro de Hacienda Pineda rinde expresamente cuenta a Niemeyer del sentido de las reformas introducidas. Pero ello no da intervención alguna al Gobierno en las Asambleas, que en urw y otw proiJecto son exclusivamente de bancos accionistas. No se trata, por lo tanto, de una mod. Como todo eso era avanzar demasiado, Prebisch no quiso desmentir el concepto de hombre inteligente - y otros conceptos- que formulara oportunamente Lisandro de la Torre.

Y previendo que el régimen del fraude electoral no era eterno y que alguna vez un congreso nacional volvería a ser la representación de la auténtica voluntad del pueblo argen- La Baldrich - Espacio de Pensamiento Nacional Biblioteca Digital www. Orcwna nuevos elementos para el juzgamiento de su personalidad. No es es te un problema nuevo en nuestro país, ya que hace varios años el mismo Prcbisch expresaba: "la. Argentiua 1UI sido siemwe deficitaria en materia de energía 1J en el tíltimo cuarto de siglo ha de! Todo lo cual no ha sido inconveniente para que en el año decida asignar a ese "déficit" un rol importante en la configuración de una supuesta crisis, atribuyéndolo a "la deficiente producción de petróleo" en nuestro país.

FILTRAR BÚSQUEDA

Cifras que se apartan excesiv:1mente del uquinto" y "décimo" m ;ncionado CD su infonne. El período l y el son nonnales. Basta sdialar que el AL I. Es de suponer que Prebisch conoce la materia. La población. Ese incremento se pone de manifi es to, compadmdolo con c:1 ope rado en los dos grandes colosos del petról eo de Amé ri ca.

En En la capacidad de elaboración de Uls refin erías d e YPF era de 8. Hay que destacar aquí el aporte extraordinario de la destilería d e La Plata, de un costo aproximado dt' millones de dólares, que de habe r sido destruida por un bombardeo - como e 1 amenazó- hubit-ra significado una extraordinaria ga- I. Cnu lAJ P. Los a imientos conocidos eran limitados y de baJO rendlmJCnto. En diez años, el panorama ha cambiado totalmente. Pocas cifras nos dicen de la espectacular modificación de nuestras perspectivas: EstU cifra. Se ha dicho que YPF fue despojada de sus buenos técnicos y privaua de sus recursos.

Que no es. Es necesario. En petróleo, sólo hay dos posiciones : producir o importar. La primera. Se remonta a el descubrimiento del yacimiento de Río Turbio por un marino argentino, pero las fuertes innucncias de los carboneros de Cardiff -precursores de la Anglo Iranian and Co. Desaparece con él la falacia colonialista de nuestra carencia de carbón, al iniciarse el proceso de recuperación nacional. Hoy día, la construcción del ramal ferroviario de 'l kilómetros, la instalación de una central eléctrica y de una planta compresora, la provisión de buques carboneros y la reciente adquisición de una planta de depuración, aseguran a corto plazo el suministro de mil tonelad as de carbón de piedra de primera calidad.

Omisión comprensible, toda vez que estruye a tesis que intenta hacer prevalecer. Por opalición a la crisi. Oleoductos y gasoductos para el petról eo, interconexiones para la elcctricida Hemos expuesto la situación, real y objetiva, de nuestro problema energético. Veamos qué hay de ficción y qué de realidad en esas consideraciones. La falta de renovación del materia:l Y la ausencia de nuevas inversiones, había ido afectando en el transcurso de los años el servicio ferroviario, en el que se acumulaban las necesidades de renovación en forma creciente.

En esas condiciones el país debió afrontar el largo período de aislamiento de la guerra mundial, que contribuyó a acentuar el desgaste del material y puso de manifiesto los primeros problemas de transporte. Prebísch ejerció una decisiva influencia.

Jauretche, su pensamiento

El porqué de las dificultades actuales Ese progreso anotado parecía estar en contradicción con algunos conceptos generalizados acerca del desenvolvimiento actual del servicio ferroviario. Pero no se trata de una contradicción, sino del hecho de que el crecimiento operado en el país e. La fantasía del señor Prebisch.

La colonización pedagógica Arturo Jauretche

Se consigna así, que "los técnicos en l. El espectro de lo sociedad mixta Estas cifras fant cro eso no era de gran efecto y prefirió consignarlas como necesidades apremiantes.

  • El agente secreto en una misión llena de placer: Los argumentos de una mujer?
  • Most Recent.
  • ORDENAR BÚSQUEDA.

Han p Cerltral documentos con fórmula de la nacional. Y es as. Dijo entonces, refmendose a los ferrocarriles. Sobre los ferrocarriles, fui partidario de su nacionalización antes que Perón llegara al gobierno. Primero critica duramente la nacionalización de los ferrocarriles, luego se apresura a atribuirse la prioridad de la idea. Pero las cifras son escandalosamente falsas. A los ferrocarriles se suman los transportes urbanos de la Capital Federal, la flota aérea, fluvial y marítima.

Descripción

La polltic-a inglesa no camina. En Jauretche: reflexiones sobre la victoria. Política nacional y revisionismo histórico. Si los intereses no coincidían, menos pueden coincidir los juicios que una y otra parte pueda formarse respecto a su actuación. La noche del 24 partió hacia Buenos Aires en avión y en las primeras horas del día siguiente falleció en su departamento de calle Esmeralda. La fantasía del señor Prebisch.

Iones de pesos.